Seguidores de Google+ ESTAS PERSONAS COMPARTEN INFORMACIÓN DE BULLEROS

Historia - Cofradías de Bullas

Semana Santa en Bullas

La Semana Santa es una celebración muy arraigada en Bullas. Las procesiones, elemento característico y fundamental de estos días, sobrepasan los límites de lo religioso, convirtiéndose en una manifestación cultural que, como en otros lugares del país, muestran la expresión de un pueblo. Cientos de bulleros y bulleras mayores, jóvenes y niños, participan como cofrades, nazarenos, anderos, tamboristas o simples espectadores de unas procesiones que movilizan a propios y extraños. 
Las cofradías de Bullas, grandes protagonistas de estos días, tienen su origen en las diversas hermandades y mayordomías que surgieron en la Villa en siglos pasados, en torno a determinadas imágenes o advocaciones religiosas. En la actualidad son cinco las cofradías que participan en los desfiles procesionales de la Semana Santa de Bullas: 


Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno (Los Moraos
Un documento fechado en 1795 habla del nombramiento de un mayordomo para una imagen de Nuestro Padre Jesús que fue conseguida entre los bienes confiscados a los jesuitas tras su expulsión en 1767. En torno a ella se fundó la cofradía, de la que se da como fecha oficial de creación el año 1864, aunque es probable que su antigüedad fuese mucho mayor. El 30 de abril de 1873, la cofradía se constituyó de forma legal mediante unos estatutos que fueron reformados en 1892. Los Nazarenos se caracterizan por el color morado de su indumentaria, compuesta de túnica, capuchón y capa; de ahí procede el nombre popular con el que se la conoce: Los Moraos. El titular de la cofradía es Nuestro Padre Jesús Nazareno, cuya imagen actual fue donada en 1945 por D. Fabio Carreño Marsilla, el mismo que adquirió diez años más tarde, en Sevilla, un magnífico trono recubierto de pan de oro. Es obra de Juan González Moreno y vino a sustituir la talla original, atribuida al gran escultor Nicolás de Bussy, que desapareció de Bullas durante la Guerra Civil. El resto de imágenes de Los Moraos son la Oración del Huerto, el Cristo del Rescate, la Cruz Desnuda (o del Gallo), el Santo Sepulcro, el Cristo Resucitado y Santa María Magdalena. 


Cofradía de la Preciosísima Sangre de Ntro. Señor Jesucristo (Los Coloraos) No están claros los orígenes de esta cofradía, aunque su fundación, a comienzos de los años 20, se atribuye a personas vinculadas al sector vitivinícola de la localidad, a los que se les llamaba "los pellejeros", por los pellejos empleados para transportar el vino. Tras la Guerra Civil, la hermandad quedó totalmente desorganizada, haciéndose cargo de la misma D. Esteban Figueroa quien, ante la carencia de imágenes, hizo traer de Murcia algunas de las que desfilaban en la capital el Miércoles Santo. Poco a poco se fueron adquiriendo las tallas con las que cuenta actualmente, casi todas de los talleres madrileños de Santa Rufina. El atuendo de los nazarenos de esta cofradía está compuesto por túnica y capuchón rojo y capa dorada. El titular de la cofradía es el Cristo de la Columna o Señor de los Azotes, llamado popularmente "el Amarrao", contando además con el Ecce Homo, la Caída , el Cristo Crucificado, el Descendimiento, la Virgen de las Angustias y el Ángel Triunfante.


Ilustre Cofradía de San Juan Evangelista (Los Blancos) El origen de esta cofradía aparece vinculado a la antigua Cofradía de Nuestra Señora de la Aurora , que se fundaría en la primera mitad del siglo XIX, y que está relacionada con los tradicionales "auroros" murcianos. De hecho, hasta la aprobación de los actuales estatutos en 1994, su nombre oficial era Cofradía de San Juan Evangelista y Nuestra Señora de la Aurora. El calificativo de Ilustre viene dado por el nombramiento, en 1997, de D. Javier Azagra, obispo emérito de la Diócesis de Cartagena, como Presidente Honorífico de la cofradía. Se dice que el color blanco de su túnica (que se complementa con capuchón blanco y túnica roja) se debe a que la mayor parte de sus componentes pertenecía al gremio de albañiles y, por lo tanto, este color hace referencia al yeso con el que éstos trabajaban. Fue la última cofradía que mantuvo la costumbre de sufragar los gastos derivados de la muerte de sus hermanos. El titular es San Juan Evangelista, imagen realizada en 1925. Es, junto a la Virgen de los Dolores, la única anterior a la Guerra Civil , ya que se salvó de la destrucción escondida en la casa de D. Manuel López Carreño. Existe una versión bastante curiosa acerca de este hecho, que afirma que la imagen de San Juan fue indultada al tener el brazo izquierdo levantado, al imitar el saludo de cierta ideología política. Los Blancos cuentan además con las imágenes de San Pedro y La Verónica.


Real Cofradía de Ntra. Sra. de los Dolores (Los Negros) En el año 1754, partiendo de la Orden Tercera de San Francisco (que se había instalado en 1726) se fundó la llamada Hermandad de Nuestra Madre y Señora María Santísima de la Soledad. Al igual que las otras, esta cofradía tenía entre sus cometidos el sufragar los gastos derivados de los entierros de los hermanos. Desde sus comienzos, la presencia femenina ha sido muy significativa en la cofradía. La indumentaria de sus nazarenos consta de túnica y capuchón negros, capa azul y un medallón alusivo a la titular de la cofradía, Ntra. Sra. de los Dolores, cuya talla es de la escuela de Salzillo y realizada en los.primeros años del siglo XIX. Se libró de la destrucción de la Guerra Civil en casa de Dª. Julia Collados Jiménez. Las otras imágenes de la Cofradía son la Virgen de la Esperanza , la de la Soledad y la Gloriosa.





Cofradía de Santiago Apóstol (Los Verdes) La más nueva de las cofradías de Bullas fue creada en 1999 por iniciativa de la familia Hidalgo García, participando por primera vez en las procesiones del año 2000. La hermandad, que eligió el verde como color distintivo, tiene como titular a Santiago Apóstol, imagen realizada por el escultor murciano Antonio Labaña. Los Verdes cuentan además con el paso de la Virgen de la Amargura.


Procesiones Son cuatro la procesiones que tienen lugar en Bullas durante Semana Santa: La del Prendimiento (Jueves Santo por la noche), la de Nuestro Padre Jesús Nazareno (Viernes Santo por la mañana), la del Santo Entierro (Viernes Santo por la noche) y la del Resucitado (Domingo de Resurrección por la mañana). Son desfiles que conmueven a todos, ya sea por su significado religioso o bien por la belleza de las imágenes y el esplendor en el arreglo floral de los tercios que salen a la calle. Entre los diferentes momentos que conforman cada una de ellas, podríamos destacar el ya célebre Encuentro de la Plaza Vieja que tiene lugar en la mañana del Domingo de Resurrección. Las imágenes de las distintas cofradías llegan a este entorno privilegiado por las diferentes calles que en ella confluyen y encontrándose los pasos en el centro de la misma, donde realizan los preceptivos saludos y reverencias. Tras esa eclosión de júbilo, verdadera explosión festiva, los anderos hacen "bailar" sus tronos con agilidad y los nazarenos mueven sus capas. Las marchas procesionales dan paso a los pasodobles y estallan tracas y cohetes. La procesión retoma a continuación su itinerario a través del Arco de la Plaza Vieja. Al llegar al templo parroquial se pone fin, un año más, a la celebración de la Semana Santa en Bullas.

 

foto de Miguel Puerta














 




fuente del texto: www.bullas.es - www.laverdad.es
Publicar un comentario

Bulleros de Murcia 2